5 Reglas de la Mente

¡Compártelo con el Mundo!

Los científicos centrados en el estudio de la mente establecen una serie de reglas en las que, nuestro instrumento más preciado, fundamenta sus operaciones. Concretamente, los investigadores de la PNL (Programación Neurolingüística) postulan que hay 8 reglas que rigen el funcionamiento de la mente

En este artículo, hago una recopilación de las que considero más importantes, con el objetivo de que puedas tenerlas presentes en tu vida y así te sea más fácil producir esa tan deseada renovación. Puedes encontrar el listado completo  navegando por esta web especializada en la formación en PNL.

Tras leer este “compendio”, te darás cuenta de que ese cambio que anhelas es bastante más fácil de lo que crees. No estás tan lejos de conseguirlo.

la mente humana
Imagen del cerebro publicada por National Geographic

Regla 1: Tu mente no puede mantener indefinidamente dos ideas contradictorias sin generar un conflicto.

Por eso hay un momento en que necesitas cambiar, renovarte, poner coherencia dentro de ti. Dos ideas contradictorias chocan, producen fricción. Y la fricción duele, incomoda. Prueba a arrastrarte por el suelo para comprobarlo. ¿Duele?

La fricción que sentimos a veces es una alerta de que hay algo que tiene que cambiar: hay dos posturas que tienes que poner de acuerdo. Pero… ¿cuál es la que tiene que adaptarse? Un conocimiento profundo de ti mismo te ayudará a saber cuál de las 2 es la que debe acomodarse a la otra.

Regla 2: Cuando una idea ha sido aceptada por la mente inconsciente, permanece allí hasta que otra nueva idea la reemplaza.

Si piensas que no vales para nada, seguirás pensándolo, salvo que empieces a pensar que vales para algo. Así de simple. Continuarás pensando que no vas a conseguir lo que te propongas hasta el día en que pienses que lo vas a conseguir.

Regla 3: En lo relativo a la mente inconsciente y sus funciones, a mayor esfuerzo consciente menor es la respuesta inconsciente

Tus patrones inconscientes, esos que actúan sin que tú te des cuenta, son los que te limitan. Su fuerza puede verse muy mermada gracias a tu esfuerzo por hacer lo contrario. Para sustituir un pensamiento por otro necesitas hacer un esfuerzo. Y no hablo de apretar. Me refiero a empeñarte en pensar una cosa en lugar de la otra. Cuando veas que estás pensando “A”, afánate por pensar “B”. En ese momento “A” perderá fuerza.

Regla 4: Cada cambio de idea que llevas a la práctica disminuye la resistencia a sucesivos cambios

Si empiezas por pequeños cambios, te será más fácil realizar cambios más grandes. La teoría de la bola de nieve: el mayor esfuerzo le haces el primer día; después cuesta menos. Cada vez te costará menos pensar “B” en lugar de “A”. Pero para eso, es muy importante que haya un primer día, un primer y titánico esfuerzo.

Regla 5: Los procesos a través de los cuales el modelo del mundo de una persona se empobrece, son los mismos procesos mediante los cuales se puede enriquecer.

Quiere decir que usas exactamente los mismos recursos para joderte la vida que para hacértela fácil. Sin más.

***

¿Qué? ¿Qué te parecen estas reglas? Si te han dejado indiferente, te invito a que las leas con un poco más de profundidad y dedicación.

No obstante, como siempre, la mejor manera de entender algo es aplicarlo a un ejemplo concreto:

Imagina que vas en un coche, conduciendo por una bonita carretera. Ventanilla bajada, buena temperatura, música agradable, paisajes naturales y amplios… Ni un coche se cruza contigo. Tú solo por esa amplia y agradable carretera. Llegas a un punto donde se bifurca en 2 caminos: uno a la izquierda y otro a la derecha. Tienes que elegir uno de ellos. Has pasado cientos de veces por allí, y siempre optas por el mismo: el de la izquierda. Sí, ya sé que te gustaría, pero… ¡No! ¡No puedes ir por los 2 a la vez!.

A medida que te acercas a la bifurcación, tiendes a girar el volante hacia la izquierda, pero…¿Por qué no escoges hoy el otro? Es tan sencillo como girar el volante hacia la derecha. Sí, es la primera vez y te cuesta más trabajo. Cuando vuelves a pasar por allí, es un poco más fácil. Y cada vez un poco más fácil. Y cada vez un poco más fácil….

Has utilizado el mismo mecanismo mental, el mismo proceso, pero el resultado es diferente. Tu esfuerzo te ayuda a sustituir una idea (sólo puedo ir hacia la izquierda) por otra (puedo ir por cualquier camino).

Así de simple, amig@. Puedes darle todas las vueltas que quieras y mirarlo desde todos los puntos de vista complicados que se te antojen. Pero al final, lo que pasa en tu cabeza no es más que esto que acabas de leer.

Un abrazo y feliz día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

veces compartido

¿Quieres recibir de mis artículos en tu email?

¡Seguro que te resulta más cómodo!

¡Suscríbete a este blog!