Por qué tus pensamientos pueden alejarte de tus sueños

¡Compártelo con el Mundo!

Tiempo de lectura: 3,5 minutos

Mucha gente me dice que todo lo que cuento en mi blog es muy interesante. Gracias. Pero tengo la sensación de que, a casi todo el mundo que lo lee, le falta una información muy importante. Una pieza clave para poder entender la base de lo que cuento.

Hablo mucho de pensamientos que andan “pululando” por la mente y del efecto que esto puede tener sobre nuestra vida, ya que nuestra capacidad mental se puede ver disminuida y nuestra Atención puede desviarse hacia cosas que nada tienen que ver con nosotros. Esta idea es clave. Es la base para poder aprovechar al máximo el contenido de este blog.

Para que se perciba más claramente, voy a usar un ejemplo práctico que me va a servir como metáfora. Es muy posible que sientas una especie de “descoloque” al llegar al final del artículo. Eso será buena señal.

Necesito de un poco de tu colaboración, ya que esto no deja de ser un ejercicio práctico. Si sólo lo lees, no va a tener el mismo efecto. El esfuerzo es pequeño, en este caso. Prometido :-)

Necesitas un ordenador, una tablet o un móvil android (No valen iPad ni iPhone)

Abre el administrador de tareas de tu equipo. En los ordenadores con Windows, tienes que pulsar “CTRL+ALT+SUPR”. Te aparecerán varias opciones. Escoge “iniciar el administrador de tareas” (la última). Te aparecerá una pantalla de este estilo:

procesos_mentales

Seguro que te suena.

En los ordenadores Apple accedes a esta pantalla abriendo el “Monitor de actividad”. En los tablets y móviles con Android, no sé exactamente como se accede, pero debes buscar algo así como “rendimiento del equipo”.

Para entender bien lo que voy a explicar, es muy importante estar situado en la pestaña llamada “procesos”.

Independientemente del equipo que uses, lo que importa es lo que esta ventanita te muestra. Se trata de toda la actividad que hay en este momento en tu ordenador. Te dice qué porcentaje del ordenador está siendo usado, qué programas están activos y cuánta capacidad está consumiendo cada uno de ellos. También te dice, y esto es una de las informaciones más importantes que aporta, cuántos programas están abiertos. Es decir, cuántos programas pueden consumir capacidad de tu ordenador en este momento.

La mente es muy parecida a un ordenador como el que estás usando ahora.

Si tuviésemos una herramienta que nos permitiese hacer un recuento de todos los pensamientos tenemos activos en este momento y saber qué capacidad de nuestra mente está consumiendo cada uno de ellos, sería algo parecido al administrador de tareas de un ordenador.

¿Sabes qué es lo que ocurre cuando tu ordenador tiene un virus?

Un virus informático, es un programa informático que no te aporta nada y que consume parte de la capacidad de tu ordenador. Puede consumir desde toda la capacidad hasta un pequeño porcentaje de la misma, produciendo una pequeña merma en el rendimiento.

En cualquier caso, sólo notas que tienes un virus porque tu equipo funciona peor. No porque veas que hay un nuevo programa funcionando. No es visible, vaya. Además, no te aporta nada; insisto.

Para saber si tienes un virus, puedes analizar el administrador de tareas de tu ordenador. Si estás infectado, aparecerá un proceso que tiene un nombre raro y que consume cantidades grandes de la capacidad del ordenador, sin aportarte nada de nada.

Si ese es tu caso, ordenador inservible. Formatea el disco duro o cómprate otro.

En ocasiones, los virus, pueden consumir el 100% de la capacidad de tu ordenador. En otras sólo consumen un 10%. “Ah bueno… Tampoco es tan malo, entonces”, podría decir alguno… Si sólo tienes uno de esos del 10%, la capacidad de tu ordenador se verá mermada un poquito, pero puedes seguir funcionando, aunque por debajo de tus posibilidades. Si tienes 2 de los del 10%, la capacidad se verá aún más mermada. Si tienes 8, la capacidad se verá mermada en un 80% y sólo tendrás disponible un 20% de la potencia del ordenador. O sea, nada.

El ordenador de tu mente está infectado por un virus

Tu mente está infectada por pequeños virus, que son pensamientos parásitos que no te aportan nada. Sólo gastan Energía.

Si pudieses sacar ahora mismo una foto de tu “administrador de procesos mentales”, entorno a un 90% serían pensamientos inservibles.

Esto tiene una lectura poco alentadora. Quiere decir que estás mermando tu capacidad mental en un 90%. Es decir, tienes un 90% menos de fuerzas para hacer las cosas que quieres hacer.

¿Todavía te preguntas por qué eres incapaz de cumplir tus sueños?

Pues sí… Es por eso.

Aparte de la pérdida de capacidad, hay otro efecto mucho más perjudicial: la desviación de la Atención.

Atención sólo tenemos una y, si está puesta en una cosa, no está puesta en otra. Si tu Atención está puesta en algo que consume tu Energía, no la tienes puesta en algo que te da Energía.

Sólo existe aquello a lo que prestamos Atención. Y si no te lo crees te insto a que, por ejemplo, durante tu próxima comida, prestes Atención a la textura de los alimentos que comes. Parece mentira que siempre haya estado ahí ¿verdad?

Por eso, si tu Atención está en algo “poco beneficioso” para ti, eso será lo que existe para ti. Y lo beneficioso, no estará existiendo.

Mucha gente me dice: “Es que no sé cuáles son mis sueños…”. Claro, alma de pollo. Es imposible que lo sepas, porque toda tu Atención está puesta en chorradas y no en tu Esencia, que es la que de verdad sabe qué es lo que quieres.

Por ejemplo, el informe que le tienes que presentar a tu jefe se podría clasificar como “chorrada”. ¿Crees que no? Entonces pregúntate: ¿Ese informe tiene algo que ver con mi Esencia? ¿Ese informe me ayuda a ser más yo mismo?. No.

Tranquilo/a. No pierdas la calma. En este caso, como siempre que hay una dificultad en la vida, hay una herramienta para superarla. Para lo que nos ocupa ahora, la herramienta se llama auto-observación.

Si te conviertes en un “máster” de la auto-observación serás capaz de hacer una foto de tu “administrador de tareas mental” y ver qué pensamientos están predominando. Podrás, entonces, dejar de alimentarlos.

¿Cómo dejo de alimentarlos? Dejando de darles Atención. La Atención es su alimento. Si no hay Atención, se mueren de hambre y desaparecen. 

¡¡Mátalos de hambre!!

Imagina que tuvieses dos grupos de personas enfrente tuyo. Uno de los grupos está formado por gente dañina para ti; su presencia te resta Vida. El otro grupo está formado por gente que te es beneficiosa; su presencia te da años de Vida.

Sólo puedes alimentar a uno (y sólo a uno) de los dos grupos. ¿A cuál alimentarías?

De nada.

4 comments

  1. Yo no tenía ni Windows ni Mac. Tenía Ubuntu jejeje :s Por si acaso, el administrador de tareas se abre desde la terminal con la línea “ps -A“…En fin, buen post. Estaba pensando en cuáles son mis prioridades en este momento y creo que me ayudó a entenderme un poco más.

    Saludos!

    1. Hola Daniel.

      Me alegro de que te haya servido. Y me alegro de que te hayas parado a pensar en tus prioridades.

      Un abrazo fuerte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

veces compartido

¿Quieres recibir de mis artículos en tu email?

¡Seguro que te resulta más cómodo!

¡Suscríbete a este blog!