3 claves para cambiar tus pensamientos negativos

¡Compártelo con el Mundo!

No puedo controlar mis pensamientos negativos. Ojalá pudiera cambiarlos y hacer que fuesen más beneficiosos“. ¿Cuántas veces te has dicho algo así?

Pues que sepas que todo aquel que dice esa frase es una persona que está muy próxima a alcanzar una mejor versión de sí mism@. Se trata de una persona que sabe que lo negativo que tiene en su vida está causado única y exclusivamente por sí mism@ o, mejor dicho, por su mente.

“Remontar” el bucle de pensamientos negativos es la prueba que tienes que superar para sentirte mejor.

En este artículo voy a dar 3 claves que pueden ayudarte si te encuentras atrapad@ en un bucle de pensamientos negativos y quieres salir de él:

Clave número 1: Actúa como un detective para localizar tus pensamientos negativos

Detección. Sólo puedes detener al sospechoso cuando le has encontrado. Imagina que estás robando en el Museo Reina Sofía el Guernica de Picasso haciendo un escándalo espantoso. Lo más probable es que te pillen. Pero si las cámaras de seguridad están desconectadas y los guardias están dormidos, te llevarás el cuadro a tu casa.

Eso mismo le pasa a tu mente. Si no hay alguien vigilando cuándo hay un pensamiento negativo pululando por ahí, estos pueden campar a sus anchas sin que nadie les frene. Si no estás Atento a tus pensamientos negativos, no podrás reconvertirlos.

Para esto, suele venir bien apuntar en un papel 2 ó 3 pensamientos negativos (los más habituales) y escribir un palito al lado cada vez que lo detectes.

Cuánto más Atento esté tu detective interno, más palitos escribirás.

Esta es la base del trabajo interior y de la mejora personal.

Clave número 2: Evaluar si esos pensamientos son realmente ciertos.

Llegará un momento en que tu detective interno funcionará de manera automática y, sin que tú le digas nada, te informará de que ha encontrado un pensamiento negativo en tu mente. En ese momento estarás en disposición de dar un paso adelante en la batalla contra tus pequeños demonios internos, ya que estarás en disposición de poner casi toda tu Atención en otra cosa.

Ya sabes quién es el que te está molestando. Ahora analiza lo que te dice. Es muy muy muy probable que te esté engañando.

¿No te ha pasado que te has cruzado alguna vez en tu vida con personas que te intentan engañar por el simple hecho de querer mantener el control? Pues tus pensamientos pertenecen a esa tropa. Yo los llamo “controlators” (se lee “controleitors”).

Si le das crédito a lo que dicen, tienen el control. Si no le das crédito a lo que dicen, es imposible que tengan el control de la situación.

Los “controlators” suelen ser muy astutos. Ten en cuenta que el mantenerse con vida depende de sus mentiras. Cuando parezca que has desmontado su mentira, te dirán otra cosa que te hará dudar de tu razonamiento y pensarás que tienen razón.

Puedes comprobar si te has tragado su mentira simplemente observando si siguen vivos.

Clave número 3: Buscar alternativas a los pensamientos negativos construyendo pensamientos más realistas.

Cuando te deja la novia, aunque sea una arpía de mucho cuidado y te esté jodiendo la vida, se produce un vacío.

La tendencia natural es a buscar a otra. “Una mancha de mora con otra se quita”, decía mi madre… Pero solemos ser tan tontos que buscamos una de similares características. Pues no. No seas imbécil. Aunque no sea la mujer de tu vida y sea una que sólo te sirva para salir del bache, búscala que te haga sentir bien, por favor.

Pues haz lo mismo con los pensamientos negativos. Si te has cargado uno y sientes un vacío, sustitúyelo por otro, ¡pero que sea positivo!.

Si pensabas, “mi jefe me va a echar porque soy un paquete” y te has dado cuenta de que eso es mentira, no pienses “mi jefe me va a echar porque la empresa va mal”. Como alternativa, piensa “pues la verdad es que soy un tío responsable y hago bien mi trabajo“. Más realista, ¿no?

 

Quieras o no, si te encuentras con un pensamiento negativo y te lo quieres quitar de encima, tendrás que pasar por un proceso de estas características. Quieras o no, repito. Mucha gente se piensa que el pensamiento negativo se irá sólo. A lo que yo suelo decir: Si tú tuvieses el control de una nave, ¿lo cederías?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

veces compartido

¿Quieres recibir de mis artículos en tu email?

¡Seguro que te resulta más cómodo!

¡Suscríbete a este blog!