El Mundo necesita un poquito de Amor

¡Compártelo con el Mundo!

Y es que uno se da cuenta de que la gente (e incluso a veces uno mismo) anda triste en sus vidas. Andan oscuros, aletargados, sosos y sin Vida.

He tenido la suerte de comprobar cómo puede variar una situación si decides tener una expectativa diferente. La cosa pasa de ser aburrida, densa y de instigarte a marcharte a algo cómodo y que tienes la sensación de que te está aportando mucho.

Hay estudios que dicen que captamos de forma inconsciente en menos de 30 milisegundos (es decir, 0,03 segundos) el estado de ánimo del que tenemos en frente y que, de manera inconsciente también, tendemos a imitarlo para complacerle.

Ahora yo me pregunto: ¿qué pasaría si nadie frenase este contagio negativo? Acabaríamos todos deprimidos (y vamos camino de ello).

De la misma forma que alguien nos contagia su estado de ánimo negativo sin que nos demos cuenta, podemos contagiar nosotros un estado de ánimo positivo, ya que el otro no se dará cuenta (pobre inconsciente y qué pillos nosotros).

Este virus de la tristeza tiene un punto débil. Y es que, cuando detectas que está actuando, ya no puede contagiarse. Y es en ese punto en el que puedes aprovechar para crear un ambiente que sea más favorable para ti. Al otro, por el momento, que le zurzan. Lo importante es que tu vivas una situación más agradable. Pero para eso tienes que implicar al que tienes en frente. Si sigue triste, difícilmente tu estarás bien.

Por eso creo que el Mundo necesita un poquito de Amor. Pero hablo de mi mundo y de tu mundo particular, no del mundo en general. Tu mundo necesita un poquito de Amor.

Y por Amor entiendo muchas cosas. Creo que Amor es una palabra muy genérica que designa muchas cosas, pero el común denominador de todas ellas es que te alejan de un estado de ánimo en el que te sientes mal.

Por ejemplo, si estás pensando en lo idiota que es el de enfrente, te estás sintiendo mal. Si esperas su mejor versión, te estás dando un poco de Amor. Si haces lo que te gusta, es imposible que te sientas mal. Si te rodeas de buena gente, es imposible que te sientas mal (bueno sí es posible, si piensan que son idiotas). Etc, etc.

El mundo necesita un poquito de

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

veces compartido

¿Quieres recibir de mis artículos en tu email?

¡Seguro que te resulta más cómodo!

¡Suscríbete a este blog!