El proceso de autorregulación en la Tierra

¡Compártelo con el Mundo!

Se dice que la autorregulación u homeostasis es una de las características de los seres vivos. Consiste en la capacidad de mantener una condición interna estable, compensando los cambios que se produzcan en el exterior.

Los humanos poseemos esta capacidad: adaptamos nuestro organismo en función de lo que vayamos necesitando. Por ejemplo, si hay células que nos sobran, las matamos. Si hay algunas que son beneficiosas, tendemos a generar más, siempre que se mantenga un equilibrio.

Hay unos cuántos científicos que afirman que la Tierra es un ser vivo. Hay gente que, directamente, lo experimenta.

Asumo que la Tierra es un ser vivo y que, por tanto, tiene su propio mecanismo de autorregulación. Entonces me pregunto: ¿Mi planeta se encuentra en una situación de equilibrio? ¿Se siente bien?

Cuando tenemos algún organismo en nuestro interior que nos genera malestar, lo matamos. Ya sea con nuestras propias defensas, tomándonos una pastilla o cambiando una actitud perjudicial. En estos dos últimos casos, el organismo nos ha avisado previamente, mediante el dolor, de que tenemos que hacer algo al respecto.

A la Tierra, le pasa lo mismo. Nuestro planeta es un gran organismo compuesto de millones de células: las personas. Tiene su propio mecanismo de autorregulación. Favorece el desarrollo de las células más beneficiosas y frena el avance de las perjudiciales. Cuando está enfermo se limpia, eliminando lo que le hace sentir mal.

Me gustaría que te preguntases qué tipo de célula eres para el Gran Organismo en el que vives.

4 comments

    1. Muchas Gracias Nancy. Te invitamos a que te unas a nuestros seguidores de Facebook para estar informada cuando hagamos nuevos artículos. Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

veces compartido

¿Quieres recibir de mis artículos en tu email?

¡Seguro que te resulta más cómodo!

¡Suscríbete a este blog!