El virus

¡Compártelo con el Mundo!

Desde hace unos meses estoy enfermo debido a un virus que está causando estragos en la humanidad. Sus efectos son devastadores en la vida de las personas ya que les dificulta tremendamente su día a día. Los síntomas físicos son, fundamentalmente, cansancio generalizado, pérdida de brillo en la piel, pérdida de capacidad mental e inapetencia.

Como toda enfermedad, afecta a la vida diaria de la persona. Sólo que en este caso es más destructiva si cabe con las circunstancias del que la padece, ya que afecta a sus ambiciones, sueños, relaciones, familia, etc.

Los exámenes que determinan si uno está contagiado, no se centran en pruebas físicas, si no más bien en un análisis de las relaciones de esa persona con su entorno social y con sus ambiciones.

Los médicos dicen que si esta enfermedad no se detecta a tiempo, puede llegar a matar a una persona, pues poco a poco va comiendo su fuerza vital y llega un momento en que ésta se agota.

Lo que la hace más virulenta para los humanos, es su rápido contagio. Uno tiene que ser especialmente cuidadoso con la gente de su entorno, que son los más susceptibles de incorporar el virus a su organismo

Afortunadamente, en mi caso, la han descubierto. Dicen que he estado cerca, pero que me he salvado. También dicen que la recuperación es lenta, pero que no me preocupe, que estoy fuera de peligro.

Lo que más me sorprende es que no me han mandado ninguna medicina, ni tratamiento. Parece ser que sólo con detectarla basta. “¿En serio doctor? ¿Así de fácil?”, le dije a mi médico. “Sí, sí. Así de fácil”, me dijo. “Es un virus que desde el mismo momento en que es observado deja de actuar. Puede seguir teniendo algún efecto en nuestras vidas, debido al estado en el que nos ha dejado, pero ya no hace más daño.”

Este virus tiene un nombre muy conocido. De hecho, usamos varias veces al día la palabra que lo denomina… Nunca pensé que hubiese un virus que se llamase así… Su nombre es tristeza. Dicen que a veces se confunde con la depresión, pero que no es lo mismo.

el virus de la tristeza

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

veces compartido

¿Quieres recibir de mis artículos en tu email?

¡Seguro que te resulta más cómodo!

¡Suscríbete a este blog!