El problema de asumir que las cosas no se pueden cambiar

¡Compártelo con el Mundo!

Tiempo de lectura: 2,5 minutos

La mayoría de las veces asumimos que algo no se puede cambiar porque la gente nos ha dicho que no se puede cambiar. Llenamos así nuestra vida de principios inmutables.

Si asumimos, de entrada, que esos principios inmutables, en realidad, son mutables, nuestra vida puede cambiar drásticamente. Hablo de asumir de entrada que algo se puede cambiar, en vez de asumir de entrada que no se puede cambiar. Es posible que, a posteriori, nos demos cuenta de que no se podía cambiar de verdad. Sí, es posible, pero si vivimos pensando que se trata de algo inmutable, jamás nos vamos a poder demostrar que no lo es. Es preferible intentar ver que se puede cambiar a vivir pensando que es inmutable.

Un efecto colateral

Siempre que asumimos un principio, sea en el ámbito que sea, acaba por afectar a otros aspectos de la vida. Podemos asumir que el sol sale todas las mañanas y, gracias a esa asunción, también asumo (y sin darme cuenta) que las plantas necesitan la luz del sol para vivir. Si asumo que el sol puede ser que no salga todos los días, entonces, de manera colateral asumiré también que las plantas quizás no necesiten el sol para vivir.

Algo que he asumido que se puede cambiar provoca que otros principios que son inmutables se conviertan en mutables, es decir, que se pueden cambiar. A la gran mayoría de vosotros la idea de que una planta viva sin luz del sol os habrá chirriado. Seguro que lo que habéis pensado es que es imposible que una planta viva sin la luz del sol… Eso es porque todavía no estáis dispuestos a asumir que el sol puede ser que no salga.

Desgraciadamente, no conocemos nuestra estructura neuronal al 100% pero si la conociesemos, podríamos saber cuáles son esos principios claves que tenemos que asumir como mutables para abrir otras puertas de nuestra vida. Al comprobar que esos principios clave son “cambiables”, habrá otras cosas que, automáticamente se volverán “cambiables” y se producirá un cambio sustancial en nuestra existencia. Es muy importante hacer un trabajo interior constante y duradero para poder conocernos mejor a nosotros mismos y dar así con esos principios “claves”.

Asumir como “cambiable” algo que hasta ahora (y desde hace mucho) era “imposible de cambiar” para nosotros, nos da la posibilidad de vivir una vida que hasta ahora no podíamos vivir. Nos da la posibilidad de romper barreras y de darnos cuenta que, en realidad,  las cosas no son como pensamos. Nos da la posibilidad de hacer Magia en nuestra Vida.

Asumiendo algo como inmutable, aunque sea el hecho de que vamos a morir, nuestra mente se está preparando para ese hecho y, por tanto, es lo que nos espera en la Vida. Prefiero demostrarme que todo el mundo muere bajo la experiencia de que es así que no por una asunción. De esa forma podré vivir la vida de una manera mucho más intensa, ya que no habrá limites.

inmutabilidadinmutabilidad

4 comments

  1. Es muy interesante. Pienso que es cierto, que todo depende de nuestro pensamiento, pero ¿Cómo se hace?.
    Cuando se tienen tantas preocupaciones, se tiene miedo y ese miedo hace que no pensemos lo correcto, y seamos como ovejas en la sociedad.
    Muchas gracias un saludo.

    1. Una vez que un miedo es detectado se desactiva su poder. Si eres consciente de que te estás sintiendo mal y si eres consciente de que es por causa de un miedo, en ese momento, si decides pensar en otra cosa más positiva, se puede revertir la situación, ya que a tu mente le estás dando la orden de que cambie de estado. Ahora bien, hay que ser fuerte y mantener el pensamiento positivo. Siempre surte efecto. Si lo abandonas antes de que surta efecto, el miedo habrá ganado.

      Si no eres consciente de que tienes un miedo, no tienes ningún tipo de control sobre él, ya que para ti no existirá. Te sientes mal pero no sabes por qué.

      El 90% de las ocasiones, los miedos son infundados. Son meros argumentos que la mente utiliza para mantenerse en una situación que le resulta familiar. Nuestros padres y nuestros profesores han educado para que tengamos miedo. Si tenemos miedo, nos quedamos quietos y no damos problemas, como los conejos.

      En resumen, el paso más importante es ser consciente de que no te sientes bien y que es por causa de un miedo. En tu caso, parece que ese paso le has dado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

veces compartido

¿Quieres recibir de mis artículos en tu email?

¡Seguro que te resulta más cómodo!

¡Suscríbete a este blog!