En días como hoy, uno siente que merece la pena ser emprendedor.

¡Compártelo con el Mundo!

Son las 22,30h y acabo de llegar a casa, desde las 8,30 de la mañana que me fui. Estoy agotado, pero siento la necesidad imperiosa de expresar que, al vivir un día como el de hoy, cobran sentido todas las dificultades, sinsabores, frustraciones y disputas con las que un emprendedor se encuentra día a día. Junto con mis compañeros de equipo estoy viviendo unos días muy duros, muy tensos… Pero he experimentado en mis propias carnes el tópico de que después de la Oscuridad viene la Luz.

El tren pasa y un torrente de Energía me impulsa a subirme, sabiendo lo que implica y sabiendo que es ahora o nunca.

La ilusión que siento ahora mismo es comparable a muy pocas cosas de las que he vivido en esta Vida. Según termine de escribir esto, voy a caer como un tronco en la cama, pero caeré en Paz.

Es por eso que, a pesar de todo, ser emprendedor merece la pena.

Si lo estás dudando, ¡échale huevos y lánzate!

5 comments

  1. Los pelos de punta se me han puesto. Yo también estoy emprendiendo y estoy empezando a sentir que va a venir algún tren al que me voy a tener que subir en marcha, pero lo bueno es que quiero subirme sea como sea.

    1. Nines, para eliminar las dudas que puedan surgir en el momento en que pase, a mi me ayuda el pensar “¿Qué pasa si no me subo?”
      Animo!! Como bien dice Gonzalo, llegan los que aguantan, los valientes.

  2. Como me dijo una buena amiga hace poco:

    “Courage and perseverance have a magical talisman, before which difficulties disappear and obstacles vanish into air.”
    John Quincy Adams (1767 – 1848)

    Además, como dice Boby, ¿qué es lo peor que puede pasar..? :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

veces compartido

¿Quieres recibir de mis artículos en tu email?

¡Seguro que te resulta más cómodo!

¡Suscríbete a este blog!