Estás desconectado

¡Compártelo con el Mundo!

Tiempo de lectura: 30 segundos

Imagina que estás en un campo, en primavera. Imagínate una basta pradera verde cubriendo, como si fuese una alfombra, las pequeñas elevaciones del terreno, que parecen ser jorobas de un camello gigante. Siente el olor a campo. Respira hondo. Muy hondo. Tus pulmones se llenan de aire puro.

Permanece llenándote de esa energía tan agradable durante un rato.

Ahora, agáchate y mira cualquiera de las flores que pueblan ese enorme campo. La que más te guste. Acércate a ella. Percibe su aroma, su belleza, su brillo, su vida. Arráncala de la planta a la que pertenece. Puedes acercarla mejor a tu nariz para percibir su aroma. Ahora que la tienes en tu mano, puedes observar más de cerca todos sus detalles. La textura de sus hojas, los diminutos granos de polen, los pequeños pelos de su tallo… Te empapas de su belleza y te sientes un poco mas feliz. Conserva la flor y vuelve a casa. Por hoy ya es suficiente.

flor brillante
Una flor, unida a su fuente de energía: la planta a la que pertenece

Ya, en tu hogar, miras de nuevo la flor. Parece que ya no brilla tanto. Sus hojas ya parecen más un folio arrugado. Pero todavía parece conservar un poco de vida. La dejas sobre la mesa y te vas a hacer tus cosas. Cuando vuelves, la flor está totalmente seca, sin vida. Ha muerto. Es lógico. La desconectaste de su fuente de Energía.

flor mustia
La misma flor de más arriba, varias horas después de ser arrancada de su tallo.

Te propongo que lleves contigo una flor seca para recordarte cada día que, si te desconectas de tu fuente de energía, a ti te pasará lo mismo.

Entre las flores y nosotros existe una diferencia. Las flores, cuando se desconectan, mueren para siempre. Nosotros podemos reconectarnos y volver a brillar.

Gracias a la Naturaleza por simbolizar lo que hay en nuestro interior.

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

veces compartido

¿Quieres recibir de mis artículos en tu email?

¡Seguro que te resulta más cómodo!

¡Suscríbete a este blog!