Evolución personal

¡Compártelo con el Mundo!

Hay una Ley no escrita, una Ley Universal, que dice que todos los seres humanos tenemos la obligación de evolucionar. Nadie nos ha hablado de ello cuando éramos pequeños. Pero cuando hemos crecido, todos y cada uno de nosotros hemos sentido esa Ley haciendo fuerza desde lo más profundo de nuestro corazón. A veces de manera juguetona, pero otras de forma severa.

Algunos, en una altura determinada de sus vidas, decidieron que esa Ley de la Evolución no funcionaba para ellos y la sacaron de sus vidas. Nadie se lo impidió. Como consecuencia, se estancaron. Al final de sus vidas, se arrepintieron de todo lo que pudieron hacer y no hicieron. Lloraron en su lecho de muerte.

Otros se resistieron con uñas y dientes a la Fuerza de la Evolución. Lucharon durante años contra un enemigo invencible.Un día se dieron cuenta de que hay cosas contras las que es mejor no luchar y terminaron claudicando. Sus vidas mejoraron sustancialmente y sintieron Paz al morir.

Y unos pocos, muy pocos, dieron salida a esa Fuerza que apretaba desde lo profundo de sus corazones. No le opusieron resistencia. Enfrentaron con entereza y buen ánimo los rompecabezas que la vida les puso delante e, incluso, inventaron los suyos propios. Estos llegaron a conocer la Magia. Y se convirtieron en inmortales.

La MagiaEvolucion personal

Las piedras del camino no están para que las miremos. Siempre tienen algún sentido en nuestra evolución personal. Nosotros las ponemos ahí. Es esa Fuerza que aprieta desde nuestros corazones la “culpable”. Lo de fuera es un reflejo de lo de dentro. Cada vez que vives algo, es tu Interior el que está decorando el paisaje que ves. Si quieres que tu paisaje esté decorado de otra manera, hay que pasar por la estrecha puerta de la Evolución. Con lo que hay ahora mismo dentro ti, sólo eres capaz de construir lo que ves.

Y no me digas que no te gusta lo que ves… Ya sabes lo que tienes que hacer….

Puede ser que el miedo te este bloqueando y que, por causa suya, no tengas la más mínima gana de evolucionar. Muchas veces pasa. A todos nos pasa.

Si quieres decorar el paisaje de otra forma, la próxima vez que tengas miedo, sumérgete en él. Enfréntate a él.  Afróntalo con valentía. Mírale a los ojos y dile: tengo miedo de ti, pero tu azote no será tan doloroso como las punzadas que siento en mi corazón cada vez que te miro. Decido plantarte cara y demostrarme a mi mismo que tú no puedes hacerme más daño del que me estoy infringiendo a mi mismo. Tú, tienes el poder, ni más ni menos, porque yo te lo he otorgado. Demuéstrame que tu poder es mayor que el mío y, entonces, seré tu esclavo para siempre.

Díselo, por favor, y échale un pulso.

Si quieres evolucionar tienes que hacer las cosas de una forma diferente. La Magia está al otro lado. Es el premio del que escucha a su Corazón y tiene la valentía de someterse a él.

4 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

veces compartido

¿Quieres recibir de mis artículos en tu email?

¡Seguro que te resulta más cómodo!

¡Suscríbete a este blog!