La diferencia entre centrarse en la solución y centrarse en el problema

¡Compártelo con el Mundo!

Estoy leyendo un libro llamado “La Respuesta“, escrito por John Assaraf y Murray Smith. Es un libro enfocado a dar las claves para crear un negocio exitoso. Una de esas claves reside en dónde enfocamos nuestra Atención. __

Parece ser que nuestro cerebro procesa unos 400.000 millones de bits por segundo, pero tan sólo nos muestra 2.000 bits por segundo. Resulta que hay un mecanismo por el cual el cerebro tan sólo nos muestra aquella información que considera relevante para nosotros, a pesar de procesar todo lo demás. ¿Y cómo diferencia entre lo que es relevante para nosotros y lo que no? Pues básicamente porque nosotros se lo decimos a partir de nuestros pensamientos más recurrentes.

Es decir, si yo estoy buscando piso, mientras voy andando por la calle mi cerebro va a “presentarme” todos aquellos carteles y anuncios que hablen de pisos que se alquilan. Pero, previamente, ha procesado toda la información que hay en mi entorno según voy paseando. El hecho de presentarme la información de los carteles que dicen “se alquila” ayudará a que me acerque a conseguir el objetivo que le he marcado a mi cerebro inconsciente: encontrar un piso.

Bien. Imagina ahora que tienes un problema o dificultad. ¿Qué pasa si te enfocas en encontrar la solución? ¿Qué pasa si te enfocas en el problema?

Siempre se ha dicho que emprender es una actitud ante la vida. Sí, pero por la diferencia en el punto donde la mente pone la Atención. Creo que aquí reside la característica fundamental de los que se estancan y los que avanzan.

Para ser emprendedor no necesitas montar una empresa, necesitas enfocarte en la solución.

Ya sabéis: mismas acciones generan los mismo resultados.

2 comments

  1. Curiosamente estoy leyendo un libro que se llama “inocencia radical” de Elsa Punset, que entre otras cosas, cuenta como el cerebro tiene un mecanismo para todo lo contrario, es decir, para frenar en seco la entrada de pensamientos o informacion que considere que puede afectarnos de alguna forma, todo ello como mecanismo de defensa.

    Pues bien, en una persona pesimista, negada a avanzar, y con miedo a los cambios, este freno natural entorpece la resolucion de problemas y el consiguiente cambio de rumbo.

    Muy interesante los medios que tiene el cerebro para acernos avanzar o estancarnos, segun el estado de la mente en la que se ocupa, :-)

    1. Muy interesante. O sea que parece que cuando pasamos por debajo de un umbral es tremendamente dificil remontar no? Ese libro, Tamara, ¿propone alguna solución para abrir la mente cuando está cerrada a nuevos pensamientos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

veces compartido

¿Quieres recibir de mis artículos en tu email?

¡Seguro que te resulta más cómodo!

¡Suscríbete a este blog!