La Llama se puede apagar. Para siempre.

¡Compártelo con el Mundo!

Tiempo de lectura: 2 minutos

Hace no mucho, tuve la suerte (y bendición) de tener una conversación con el ser más evolucionado con el que me he encontrado nunca. Un hombre mayor, de unos 70 años. Delgado y frágil, de pelo blanco y de tez pálida. Pero con una mirada que concentraba toda la Fuerza que le faltaba a su cuerpo. Tuvimos una charla de una media hora.

Al principio hablamos un poco de todo pero luego me preguntó mi opinión sobre la Vida. Se la di, a duras penas. – ¡Qué le voy a contar yo cobre la vida a un tío de 70 años!.- Me escuchó con respeto. Cuando terminé, hizo un silencio de unos 15 segundos. Y habló. Sus palabras fueron muy claras:  – La Llama llega un momento en que se apaga. Si no la alimentas, se extingue. Para siempre. –

– ¡Ostias! ¡Para siempre!.  Eso son palabras mayores…-

Salí de aquel encuentro con una tremenda sensación de angustia.

– No puedo permitir que mi llama se apague. Sería como suicidarme.-

Me paré un minuto, en mitad de la calle. No recuerdo si cerré los ojos, si me quedé mirando al infinito, si la gente me miraba… No lo sé. Sólo recuerdo que miré dentro de mi como hacia tiempo. En ese estado de reflexión, me prometí a mi mismo que mi Llama no se iba a extinguir jamás. Ni después de muerto. Al fin y al cabo, esa Llama es la parte más importante de mi. Si se apaga, me apago. Y si se apaga para siempre, me apago para siempre.

– Joder con el viejito – pensé. – ¡Cómo sabía donde darme…!-

El caso es que, bueno, a raíz de ese día, como es lógico, empecé a preguntarme cosas. Esas preguntas fueron trayendo respuestas. Aprendí que cuando te preguntas algo, todo el Universo se mueve para responder esas preguntas. Algo así decía Paulo Coelho en “El Alquimista“.

Como el Universo iba respondiendo, le pillé el gustillo a eso de preguntar. Hasta que llegó un día que me vi con el valor y la confianza suficientes como para enfrentarme a la pregunta que llevaba años relegando al fondo del baúl. Esa que siempre ves pero que siempre tapas con lo primero que pillas, no vaya a ser que alguien la vea.

La pregunta es: “Si pudieras ser otra persona, ¿quién te gustaría ser?“.

El proceso de responder esta pregunta está siendo muy agradable. Cada día llegan a mi vida pequeñas piezas para resolver el puzzle. Cada día se presentan de una forma. Unos días llegan en forma de persona, otras en forma de correo electrónico, otras en forma de reflexión… Hay días no aportan mucho. Y hay otros días que son reveladoras. Lo importantes es que, sea como sea, todos los días llegan. Parece que tengo el Universo de mi lado. Pero ¿Por qué? ¿Qué he hecho para ganarme este privilegio? A base de hacerme estas preguntas, he llegado a una conclusión: No me he ganado nada. No he hecho nada épico. Lo único que hago diferente al resto es preguntarme cosas todos los días y luchar cada día por ser la mejor versión de mi mismo.

Ya lo decía Einstein: “Lo importante es no dejar de preguntarse“.

Pregunta, pregunta… Ya verás que pasa :-)

llama interior

10 comments

  1. Gracias! trataré de que mi llama no se apague! Tu mensaje ha llegado en un momento que no puede ser más justo: – al borde de una cirugía me ha dado mucho que pensar!
    Graciasssssssssssss

  2. Interesante reflexion. Soy de las que cree que la llama seguira viva. De una u otra manera. De ti depende que lo que aprendas en esta vida te sirva para que esa llama siga alumbrando el camino que sigas recorriendo.

    Saludos :)

  3. Aunque debo hacer un pequeño apunte, según esto es muy fácil desprenderse de esa energía negativa, pero realmente queremos esto, o es más fácil imbuirse de ella y convertirnos a nuestra vez en personas tóxicas, creo que en esencia, todos sabemos lo que tenemos que hacer para que esto no pase, pero es mucho más cómodo adaptarse a las personas que tenemos alrededor.Yo (que me considero una persona más bien positiva y alegre) conozco una persona de naturaleza más bien tóxica, cada vez que quedo con ella me desgasta, vuelvo a casa de mal humor y todo me molesta y además estoy triste, ya que para dicha persona todo es malo no hay nada en el mundo digno de salvarse ni de ser valorado o admirado, su toxicidad es tal que es imposible de combatir. Hay veces que pasa, yo normalmente soy la que contagia a su alrededor todo lo contrario pero en este caso no puede evitarlo… se que es malo para mí, así que mi resolución ha sido, que por mucho cariño que le tenga no puedo estar con ella.
    A veces o bien nos adaptamos por comodidad o bien no podemos luchar contra eso, como mi política es alejarse de todo lo que no nos beneficie si lo podemos evitar, os recomiendo que esa sea vuestra línea de actuación, alejad la negatividad de vuestras personas de la forma más drástica que conozcáis, cuando esa persona esté decidida a cambiar que vuelva y si no que termine con personas como ella. Yo quiero que el mundo sea mejor y ayudar a mejorarlo así que intento relacionarme con personas que me ayuden a ello o por lo menos que no sean tan tóxicas que hagan de mi alguien peor de lo que en realidad soy.

    1. Alexandra, tu política me gusta. Alejar de tu vida todo lo que te aporte negatividad.

      No obstante, creo que hemos de ser cuidadosos con esto. Ya que hay veces que las personas tienen negatividad, simplemente, por una mala racha. Es bueno tratar de “subirlas” porque así todo el mundo está bien. Sin embargo, hay veces en las que esa mala racha se cronifica. En esos casos, si nos mantenemos, caemos. Llega un punto en el que si la cuerda no sube al que estás tratando de sostener, tienes que cortarla, porque si no, tarde o temprano, caerás también. Como bien dices, cuando esté mejor volverá viéndolo todo más claramente.

      Un abrazo y gracias por el comentario. Muy inteligente!

  4. Yo debo decir que si creo que se puede apagar la llama, cuanta gente vemos por el mundo que, a base de llevar una existencia absolutamente infeliz, carente de sentido para ellos y que se aleja de lo que ellos son en realidad, se han convertido en autómatas incapaces de hacer ningún movimiento ni hacia delante ni siquiera hacia detrás? Cuanta gente hay que culpa a los demás, a la crisis o a los políticos de su falta de capacidad para emprender alguna acción(movimiento)? Y las personas que mueren en ese estado son las que perdieron su llama para siempre. Las que en un momento del camino no quisieron hacer un movimiento por miedo, porq al final siempre es eso, miedo.
    Siempre tenemos elección por muchas excusas que queramos ponernos y cuando tomamos una decisión=hacer elección, por supuesto que podemos equivocarnos, pero es mejor eso que la absoluta falta de movimiento, la falta de movimiento es una muerte en vida.
    Además pienso que muchos fracasos pueden hacer un triunfo pero a veces nos da taaaaanto miedo fracasar que preferimos quedarnos en nuestra zona de confort bien calentitos y bien seguros, sin exponernos a la vida, y está bien tener esa zona de confort donde poder refugiarnos cuando la vida nos da un “palo” pero hay que ir moviéndose, primero, tantear la temperatura y luego ir sumergiéndonos poco a poco, como en una piscina, pero si nuestra zona de confort se vuelve permanente es mala señal.
    Así que yo estoy totalmente de acuerdo con los que te dijo ese gran sabio que conociste y te animo a que sigas su consejo al pie de la letra!!!!
    Y dejo ya de darte la chapa q si no me vas a odiar jajajajajajaja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

veces compartido

¿Quieres recibir de mis artículos en tu email?

¡Seguro que te resulta más cómodo!

¡Suscríbete a este blog!