La mejor versión posible de ti mismo

¡Compártelo con el Mundo!

Tiempo de lectura: 3 minutos

Muchas veces al día me pregunto por qué las personas no quieren ser la mejor versión posible de sí mismos. Me pregunto porqué pasan los días y siguen manteniendo esas cosas que les limitan. Me pregunto por qué razón no se mueven para superarse a sí mismos. Por qué razón no se esfuerzan para que cada día sea mejor que al anterior.

Pienso que puede ser debido a que no saben que tienen un poder interior que es capaz de llevar a cabo lo que se propongan. Pero… No. No creo que esa sea la razón. Hoy en día, todo el mundo ha leído algún libro que le recuerda las posibilidades que tiene. No me parece una buena “excusa”.

Sigo preguntándome… ¿Por qué la gente no quiere brillar? ¿Acaso no se acuerdan de esa época dorada, hace unos años, en la que se sentían como los reyes del mambo? ¿Por qué no volver a eso? ¿Por qué seguir siendo de color gris cuando puedes ser de color dorado? ¿Por qué no tratar de revivir esos momentos de plenitud?

No entiendo por qué no podemos hacer que nuestros días malos de hoy sean como los mejores días del ayer. ¿Por qué nos negamos lo que nos corresponde? Pues no lo sé. Pero la realidad es que ahí seguimos. Viviendo una vida muy muy muy por debajo de nuestras posibilidades.

La vida se puede vivir plenamente. Siendo la mejor versión de uno mismo. Yo no concibo otra manera de vivirla. Ojalá todo el mundo pudiera verlo así.

 

¿Hace cuánto que no brillas?

Eso. ¿Hace cuánto que no brillas? ¿Semanas? ¿Meses? ¿¿¿Años???

¿Por qué no brillas?

Por favor déjate de complejos, de paranoias y de suposiciones infundadas… La vida no es eso. O sí, para ti. Pero sólo porque tú lo decides. Es preferible pensar que la vida es, fundamentalmente, alegría. Con sus momentos menos buenos, pero alegría en la base.

Haz que tu leitmotiv sea “hacer lo que te gusta”. Tendrás como consecuencia la alegría. Todo lo que no te produzca alegría debe ser sacado de tu vida de un empujón. Si lo mantienes, estarás anteponiendo lo que no quieres a lo que quieres.

 

Haz lo que dice tu corazón

Puede parecerte un topicazo más antiguo que las piedras, pero, todos y cada uno de nosotros, sabemos que lo que de verdad vale es lo que nos dice nuestro Corazón. Y quien diga que no lo sabe está mintiendo. Es algo que va en nuestro código genético. Ahora bien, nos han enseñado a despreciar todo lo que nuestro Corazón nos dice. La consecuencia es que anteponemos otras cosas a lo que de verdad queremos.

Hacer lo que nuestro corazón nos dice nos produce alegría. Hacer lo que otro nos dice, no nos produce alegría. Si antepones otra cosa a lo que dice tu Corazón, no estarás viviendo tu historia. Estarás viviendo la historia de otro. Así, no es posible que estés contento.

De verdad, sea lo que sea lo que quieres hacer, lo llevas dentro. Tu Corazón no te va a pedir nada que no puedas hacer. Es de lógica.

Hacer lo que pide tu Corazón hace que brilles. Y también te hace sonreír. Si no sonríes no brillas. Si no brillas, no estás siendo tú. Estás siendo otra persona.

Hacer lo que dice tu Corazón es sinónimo de ser la mejor versión posible de ti mismo. Tu grado de autoconocimiento determina la mejor versión de ti que puedes sacar en este momento. Si te conoces, conoces los engaños que puede provocar tu mente para alejarte de tu Corazón.

Sigue tu corazón

Sé la mejor versión de ti mismo

Es tu obligación. Tu obligación no es estar amargado. Te han contado la película al revés. Sé la mejor versión de ti mismo que puedas ser ahora. Tus heridas te limitan, pero no te impiden. Aunque seas un vagabundo puedes ser la mejor versión de ti mismo siendo vagabundo. O puedes ser la peor versión de ti mismo siendo vagabundo.

Si cada día eres la mejor versión posible en ese día (con sus circunstancias particulares), algún día llegarás a tu máximo brillo. Al tope.

Sé la mejor versión de ti mismo, por favor. Toma la decisión ahora. No luego. Ahora.

Los que deciden ser la mejor versión de si mismos cumplen sus propósitos. Los que deciden ser una versión peor de lo posible, se quedan estancados. Estos, al final de su vida, se lamentan por lo que pudo ser y no fue.

 

Conclusión

Relájate. Disfruta. Sigue a tu Corazón. Entonces lo de fuera cambiará. Estarás dando prioridad a lo que tú quieres y no a lo que otro quiere.

Una vez tuve un jefe que me dijo: “No dejes que otro decida por ti lo que tienes que vivir“. Gran consejo. Dejó poso. (Un abrazo Carlos).

Si tus ojos no brillan, es que hay algo que no está bien. Varía el rumbo.

Te dejo un vídeo que, para mi, es muy especial. Dura 1 minuto.

20 comments

  1. HOLA! me encantó tu mensaje!! Es verdad todo lo que dices! y ….
    sí!! lamentablemente… he dejado de brillar!!
    Prometo que trataré de comenzar de nuevo….
    Gracias, muchas gracias por tu ayuda!!

    1. Hola Lina!

      A ver si es verdad que brillas otra vez :-) Estoy convencido de que lo vas a conseguir. El simple hecho de quererlo hace que ya brilles.

      Gracias a ti por leer mi blog.

  2. Bobby me gusta este concepto que mencionas:” la mejor versión de ti mismo”. Está en nosotros mismos querer brillar y conseguirlo.
    Gracias por tus artículos!

  3. Que razón tienes Bobby!!

    Es que a veces, nos pasamos el día pre-ocupados por un montón de cosas que en la mayoría de los casos no tienen importancia, y claro dejamos de prestar atención a lo que nos dicta el corazón.

    Y de repente un día decimos: anda y que me ha pasado? y porque ya no brillo?

    Gracias por hacernos reflexionar

  4. Hacía unas semanas que no leía tus post y ahora me pregunto el por qué, con lo bien que me sientan y llegan siempre en tan buen momento… Y eso que estoy totalmente involucrada en el proceso de realzar ese brillo del que nos hablas, pero… siempre me encuentro con peros!!!! Cómo saber si me conozco lo suficiente? Cómo saber si estoy siguiendo a mi mente o mi corazón?? Voy rápido o tal vez despacio??? A veces me aterran esas preguntas… Supongo que aún estoy descubriéndome, pero cada segundo que pasa es como un momento que se me escapa… Un saludo y gracias!

    1. Noe,

      Gracias por el comentario 😀

      Tienes que dejar de preguntarte y hacer. Si te preguntas cosas y te quedas bloquedada porque no sabes responderlas, sigues como estás. Si no te preguntas, no hay bloque posible.

      Un beso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

veces compartido

¿Quieres recibir de mis artículos en tu email?

¡Seguro que te resulta más cómodo!

¡Suscríbete a este blog!