Objetivos casi cumplidos

engagement y compromiso
¡Compártelo con el Mundo!

Si eres de esas personas que, año tras año, tienen la sensación de que su vida no avanza, este artículo es para ti.

Si ese es tu caso, probablemente, te estás dejando llevar, abandonándote al flujo natural de la vida. O, al menos, esa es la mentira que te estás contando a ti mismo.

Tendemos a pensar que la vida solita nos va a colocar como por arte de Magia en una mansionaca de 1.000 metros cuadrados con tres o cuatro piscinas y un par de Aston Martin en el garaje. Yo no digo que eso no sea posible. De hecho, soy de los que piensa que allá donde va el pensamiento, va la energía y, tarde o temprano, las cosas acaban materializándose. Sin embargo, cuando ocurre que año tras año estás en el mismo sitio,a lo mejor lo que pasa es que tu único objetivo es seguir igual. La vida siempre te va a hacer caso y, por eso, si te dejas fluir, te mantendrá en donde quieres estar.

Como dice un grabado hecho sobre unos azulejos situados en uno de los acantilados más bellos que he visto, en Ericeira, Portugal, “ Cuando se navega sin destino, ningún viento es favorable.

Si eres de esos que mencionaba antes, tu problema no es la vida. Tu problema eres tú mismo. ¡Estás anquilosado! ¡Necesitas moverte!

Te voy a contar una cosa que me ha pasado hace poco.

Puesto que por estas fechas termina el “año lectivo”, el otro día hice balance del trabajo realizado a lo largo de estos meses. Me senté frente a los objetivos que asumí en Septiembre del año pasado y valoré de 0 a 100 su grado de cumplimiento; analicé lo cerca que me he quedado de conseguirlos. Digamos que fue un acto simbólico mediante el cual me di a mi mismo las notas de fin de curso.

El resultado me sorprendió. Tanto fue así, que sentí una fuerte necesidad de escribir aquí lo que me había pasado.

En septiembre de 2014, me propuse seis objetivos muy ambiciosos en lo personal y otros seis, también muy ambiciosos, en lo profesional. En todos ellos he alcanzado un grado de cumplimiento mayor del 70%. Incluso, en algunos estoy por encima del 90%. Varios sobresalientes y unos cuantos notables. No está mal…

Si fuese purista, podría decir que, en realidad, no he cumplido ninguno de ellos. Y sería cierto… Pero como he hecho el firme propósito de ser más laxo con mi perfeccionismo, diré que he avanzado sustancialmente en la consecución de todos ellos: he progresado mucho en todas las direcciones que me propuse hace unos meses. Hoy estoy casi casi en la meta… y hace un año me encontraba en la casilla de salida.

Estoy muy muy muy satisfecho. Y muy feliz. Estoy muy cerca de ser lo que me propuse y muy lejos de lo que quería abandonar. La evolución se ha producido.

Como buen Géminis con ascendente Escorpio que soy, no he podido evitar profundizar en las razones de tal éxito. Mayúscula sorpresa me he llevado al ver que no ha sido una cuestión de esfuerzo, si no de persistencia en el enfoque y de pequeños pasos. Para ser sinceros, este año no me he dejado la piel, pero he tenido muy claro día tras día en qué dirección me estaba moviendo y he dado, de forma habitual, pequeños pasos, de esos que no cuestan. Lo más difícil, sin duda, ha sido mantenerme todo el tiempo en la misma dirección.

Esto tú ya lo sabes, pero te voy a decir que cuando te propones algo y te comprometes con ello, inevitablemente vas a avanzar en su dirección. Si sostienes tu compromiso, pasará el tiempo y avanzarás. Cuando quieras darte cuenta estarás a mitad de camino. Y, poco tiempo después, cuando vuelvas a darte cuenta, sólo te quedará un cuarto del camino por recorrer.

Enfócate en lo que te dice tu Corazón. Da igual cómo de lejano parezca estar, acabarás llegando. Lo que importa es enfocarte y dar pequeños pasos. Un pequeño paso te hace avanzar. Si ahora das un paso, por muy pequeño que éste sea, pasarán dos cosas:

1. Estarás un poco más cerca de donde quieres estar.

2. Estarás un poco más lejos de aquello de lo que te quieres alejar.

Pon tu ojo en algo que quieras conseguir y comprométete. ¡Comprométete, joder! Si ese pacto contigo mismo es de verdad, si es sólido, el resto vendrá solo. Te lo aseguro.

foto: Dancer leaping on a beach. Zak Kendal, 2009

Si te ha gustado este artículo, por favor, compártelo con tu intención más positiva:

2 comments

  1. Bobby, gracias por compartir con nosotros tu experiencia. De hecho, yo también hago valores trimestrales acerca del cumplimiento de mis lista de propósitos para ver si he mantenido el horizonte claro. Te felicito por tus resultados, se nota la experiencia y la convicción que tienes.
    Desde hace ya 4 años hago este ejercicio de la lista y este año hice mi primer mapa de vida… estoy trabajando en mejorar mis estrategias de PNL para ser más efectiva en el logro de mis metas. Aún me falta mucho, los diálogos internos que generan bloqueos son difíciles de superar pero no me quiero rendir!

    1. Hola Tatiana,

      Muchas gracias por ti comentario. Me alegro mucho de que también trabajes con una lista de propósitos. A mi modo de ver las cosas, son la hoja de ruta que le sugerimos a nuestro subconsciente para que nos dirija.

      Si puedo ayudarte con algo, no dudes en contar conmigo.

      Un abrazo muy fuerte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

veces compartido

¿Quieres recibir de mis artículos en tu email?

¡Seguro que te resulta más cómodo!

¡Suscríbete a este blog!