Recuerdos incompletos. Aprovecha lo de ahora

¡Compártelo con el Mundo!

Tiempo de lectura: 1,5 minutos

Mis abuelos murieron hace muchos años. Yo tenía unos 15 cuando murió mi abuelo materno, el último. Estaba muy unido a todos ellos y para mi fue muy duro asumir que se habían ido para siempre. Cuando ya no estaban, la única manera de mantenerlos presentes era evocar recuerdos de situaciones vividas con ellos. Hoy, más de 15 años después, he podido constatar que esos recuerdos nada tienen que ver con lo vivido junto a ellos.

Desde hace tiempo, mi primo se ha cargado a sus espaldas la ardua tarea de elaborar un árbol genealógico de la familia. Lleva meses rebuscando información en los archivos familiares, con el objetivo de trazar un mapa que nos permita conocer mejor nuestras raíces. Ese rebuscar, le ha llevado hasta pequeñas joyas, entre las que se encuentra un vídeo grabado hace más de 25 años con mis abuelos maternos como protagonistas.

Esta tarde he tenido la oportunidad de verlo. Ha durado un minuto pero me ha servido para captar la esencia de sus personas, esa que no pude captar cuando estaban con vida.

Para mi, esto ha supuesto un shock. Por 2 motivos. Por un lado, el lógico impacto de volver a verles hablando y “animados”. Por otro, shock porque lo que he captado de ellos no tiene nada que ver con el recuerdo que guardo en mi mente. Como la noche y el día. Su Esencia no es lo que yo recordaba. ¡Su Esencia es mucho más bonita de lo que yo recordaba! Durante más de 15 años he estado rememorando una imagen de ellos que no era la mejor. ¡Qué pena…!

Afortunadamente, la vida me ha dado la oportunidad de generar un nuevo recuerdo de ellos, que será el que mantendré hasta el último de mis días. ¡Gracias!

Lo que he aprendido de esta experiencia

Los recuerdos no manifiestan las cosas tal y como fueron. Son una impresión distorsionada de la realidad, construida a partir de la emoción que sentimos en el momento de vivirla. Dicha distorsión es lo que revivimos cuando recordamos una situación. No estamos reviviendo la realidad.

Por ello, deberíamos aprovechar al máximo cada instante, sacando el máximo jugo de cada cosa que vivamos y viendo lo mejor de las personas. Esos momentos, literalmente, nunca vuelven. Lo que recordemos nunca va a ser igual que lo que hemos vivido.

Cuanto más profundicemos en la experiencia que estamos viviendo, más elementos tendremos para construir nuestro recuerdo y más fiel será a la realidad. La mayoría del tiempo estamos dormidos, inconscientes. Y eso tiene un impacto determinante en la impresión que registramos de lo vivido. Si estamos dormidos, sólo se grabarán en nuestra mente las emociones que sean muy intensas, desperdiciando cientos de detalles maravillosos que nunca volverán. Literalmente.

Me gustaría que este texto te sirviese para preguntarte una cosa: ¿Con qué elementos estás construyendo el recuerdo que tendrás de tus seres queridos cuando ellos falten?

recuerdos incompletos

4 comments

  1. Hola Boby,
    Mi elemento es ser “autenticamente autentico” con todas y cada una de las palabras que la forman…franco, sincero, fiel con uno mismo, transparente, traslucido, vivir mostrándose desde el corazón…desde una mente sin filtros…ser, como tu dices la mejor versión de uno mismo….
    Este es el elemento con que construyo y quiero construir el ahora para los que me rodean y para mi, a mas autenticidad de mi, mas autenticidad de recuerdo queda…
    Hace muy poquito que he descubierto el blog!…gracias por mostrarte tan autentico!… me encanto El supermercado se los pensamientos.

    1. Hola Anna,

      Gracias por tu comentario. ¡Me encanta que haya personas que tengan esa voluntad que expresas!

      Un abrazo muy fuerte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

veces compartido

¿Quieres recibir de mis artículos en tu email?

¡Seguro que te resulta más cómodo!

¡Suscríbete a este blog!