El problema de sentirse especial

¡Compártelo con el Mundo!

Tiempo de lectura: 1 minuto

Hoy tengo ganas de dar caña. Si no apetece escuchar verdades es mejor que cierres esta pestaña de tu navegador y sigas mirando Facebook. O Twitter. En serio, hazlo. Que luego no quiero que me vengas reclamando. Cierras y la semana que viene vuelves. Yo no me voy a molestar. De verdad, te lo prometo.

¿Te quedas? Bueno, tu verás…

Siéntate ahí, por favor. Verás, es que me siento en la obligación de decirte que, por favor, dejes de pensar que eres un ser especial. Pensar que eres especial te perjudica. No te ayuda en absoluto.

Pensar que eres especial hace que tengas una expectativa sobre la vida del tamaño de un campo de fútbol. Y eso sólo tiene un destino: la decepción. Creyéndote especial esperas que tu vida sea como la de Jesucristo. Y va a ser que ni se parece…

Pensar que eres especial te pone, automáticamente, a la espera de que la vida te regale algo. 

Perdona que sea tan pesado, pero si sigues pensando que eres especial tu vida será un desastre. Te quedarás quieto, como un conejo asustado, esperando que del cielo venga un regalo en forma de salvación. Y que todos tus problemas se solucionen de un plumazo por la gracia divina. “Oh! Salvemos al siervo más evolucionado de nuestra Hermandad. Su corazón es más puro que el de los demás. Es un incomprendido en este mundo. ¡Salvémosle, salvémosle!”

No nos engañemos. Tu corazón es igual de impuro que el de aquel al que criticas. Por lo tanto, no mereces más ayuda del cielo que él.

Si tu corazón fuese puro de verdad… ¡Si tu corazón fuese puro de verdad no te estarías sintiendo especial ahora mismo! ¡Estarías pensando en todo lo que todavía tienes que crecer como persona!

Pensar que eres especial te convierte en víctima si las cosas no van bien.

Porque habrá un tirano que te habrá abandonado a tu suerte, a pesar de lo especial que eres. ¿Cómo se le ocurre? ¡Dejarte sólo y desamparado a ti! ¡Si eres único e irrepetible!

Si eso te pasa, te darás cuenta de que…

Nadie es especial

Ni John Lennon. Ni Jesucristo. Ni Einstein… Ni tú, claro. Ellos no eran especiales. Eran unos privilegiados. Decidieron ver el mundo de otra forma y por eso lo cambiaron. Pero nadie les regaló nada. Ni siquiera una mente más potente que la tuya. Insisto: decidieron ver el mundo de otra forma y por eso lo cambiaron.

Cambia. Siéntete privilegiado.

Está bien, aflojo un poco. Que ya me he quedado a gusto.

Deja de sentir que eres un ser especial y comienza a sentirte un privilegiado. ¡Tú eres un privilegiado! ¡Eso sí! ¡Un privilegiado! Eres un privilegiado por esa forma de ser que tienes, por esa forma de ver el mundo, por ese talento que llevas dentro… Pero si sigues sintiéndote especial, jamás podrás valorar la maravilla que llevas en ti.

Sentirte privilegiado hace que veas un regalo en cualquier detalle que la Vida te pone enfrente. Hace que sientas que todo es una sorpresa. Pero sentirte especial… Eso te pone en la posición de un rey.

Siéntete especial, y sentirás que la Vida jamás salda su deuda contigo, pues siempre te parecerá que te debe algo. Pero siéntete un privilegiado y serás tú quien tendrá una deuda eterna con Ella.

Sentirse privilegiado
Foto: Filo Schira

10 comments

  1. Me vas a perdonar el hecho de que no esté para nada de acuerdo contigo.
    Soy especial, no porque espere regalos de la vida, la vida es el regalo más grande y ya me ha sido dada, sino porque todos los días me pongo en movimiento para conseguir lo que quiero y soy tan especial como aquel que no lo hace, cada individuo es en si mismo único y diferente, lo que por definición nos convierte en especiales a todos.
    Especial como dice la definición es: Singular o particular, que se diferencia de lo común o general. Y eso nos incluye a todos.
    Soy especial porque cada día me levanto por las mañanas pensando en el maravilloso y ESPECIAL día que me espera. Soy ESPECIAL porque voy a un trabajo que no tendría que gustarme pensando que es un trabajo genial ya que me permite pagarme mis estudios.
    Me hace ESPECIAL esperar que todos los días me pase algo especial, y creeme, todos los días me pasa algo así, todos sin faltar ni uno.
    Y si vas a ahondar en los corazones de las personas, creo firmemente que todos los seres vivos se mueven por interés, en particular el ser humano que no se limita a los intereses primarios, va más allá. Si eso es un corazón impuro me declaro la primera y orgullosa poseedora de uno de esos!!! Y te explico porque. Pienso que todo lo hacemos por egoísmo, que incluso las cosas buenas que hacemos las hacemos porque nos hacen sentir mejores con nosotros mismos, y mientras tengamos clara esa motivación, qué mejor egoísmo que el hecho de que me haga sentir bien, hacer cosas buenas y bonitas por los demás. Eso también me hace ser ESPECIAL, la consciencia con la que hago las cosas.
    Y nunca me sentiré una víctima porque pienso que la vida me trae en cada momento lo que realmente necesito, que a lo mejor no es lo que quiero o lo que creo que quiero. y pienso que una persona que se siente víctima es tan especial como yo y tendrá muchas cosas buenas que yo no tengo.
    La vida es ESPECIAL y nos hace especiales el mero hecho de nacer :)
    Ya me dirás lo que piensas de mi sarta de incoherencias escritas de forma rápida y poco meditada, aunque supongo que las pienso todos los días y no las pongo por escrito.
    AAAAAAAh y perdón por escribir tantas veces ESPECIAL, no me gusta ser tan reiterativa pero creo q los pensamientos lo merecían y además es una palabra taaaaaan bonita

    1. Alexandra,

      Todo el mundo es especial y único, pero creerse más especial que el resto, lo único que hace, es anular todas las características que te hacen único.

      Tú como el resto de personas, eres especial, pero también eres una de esas personas privilegiadas de las que hablo en el artículo.

      El que lea esto y sienta que merece más que el resto por ser especial, es una de esas personas “especiales” de los que también hablo en el artículo.

      Gracias por el comentario. Has hecho que tenga que esforzarme en la respuesta.

      Y gracias por decir tantas veces especial, ayuda al posicionamiento en los buscadores 😀

  2. Cuando leí esta entrada me quedé con ganas de escribir mi desacuerdo con el artículo. Pero no por su fondo, sino por el uso la palabra “ESPECIAL” y la palabra “PRIVILEGIADO”.
    Yo me considero “especial”, pero no por ello me considero “superior” o siento que me tenga que venir todo hecho.
    Tampoco me considero “privilegiado” por ser consciente de que tengo que evolucionar, y que aún estoy en el pleistoceno de mi historia como persona. Es una suerte que me haya pasado, pero este despertar no ha ocurrido hasta que he estado preparado.
    Aún hay muchas cosas que no entiendo, como el hecho de que haya tantas personas (entre ellas yo mismo hasta hace dos días, como quien dice) que andamos como zombies en este mundo. No entiendo por qué no hay una “guía trotamundos” para todas las personas. Y muchas otras cosas que espero entender con el paso del tiempo y mi crecimiento.
    De todas formas, ya te he dicho que estoy totalmente de acuerdo con el fondo. Es fundamental el trabajo personal intenso, y eso cuesta mucho. Y es muy difícil porque no se puede medir ese crecimiento, como en una competición de atletismo. Y también porque cada uno tiene su camino, que es diferente al del vecino del quinto.
    Muchas gracias por hacerme pensar de forma crítica conmigo mismo, ya que es la base del crecimiento personal.
    Saludos desde las Canarias

    1. Javier,

      Muchas gracias a ti por leerme y por tu comentario.

      Deberías sentirte un privilegiado por ser consciente de que tienes que evolucionar. ¿Cuántas personas conoces a tu alrededor que tengan interés por ser mejores personas? Pero hablo de interés real. De esos que están dispuestos a meterse en el fango y dejar atrás todo lo que sea necesario por convertirse en una mejor versión de sí mismos.

      Para responder a tu pregunta “¿por qué andamos zombies por el mundo?”, te recomiendo que te leas un libro de Melvyn Wartella. Se llama Ego, Evolución e Iluminación.

      Un abrazo!

  3. Creer que a uno la pertoca algo por regalo es estúpido, efectivamente, pero yo creo más bien que hay un deficit de no saberse Persona, de creer que lo mejor que uno puede hacer es encajar es un estereotipo y luego nada más que ir tirando. Creerse especial al nivel que comenta el post no tiene sentido (porque no viene acompañado de dedicación), pero creo que es aún peor creer que la mediocridad es el estado ideal, (ya llegará el viernes, ya llegarán las vacaciones, etc.), y creo que eso es lo que gobierna ahora la vida de todos, o de casi todos. No me vale que me digan que con mover la boca de determinada manera uno ya sonríe y por ende ya es feliz; ningún extremo es bueno.

    1. Jordi,
      Estoy de acuerdo contigo. Se trata de un problema de inconsciencia de que uno es persona. Al fin y al cabo somos una máquina estimulo-respuesta cuyas reacciones son mecánicas y automáticas. Si eres consciente de que existes, podrías llegar a dominarlas. Si no, estarás sometido a las reacciones de la máquina, que siempre vendrán determinadas por el ambiente.
      Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

veces compartido

¿Quieres recibir de mis artículos en tu email?

¡Seguro que te resulta más cómodo!

¡Suscríbete a este blog!