Volver al Corazón

volver al corazon
¡Compártelo con el Mundo!

Quizás no sepas cual es el camino para llegar a tu Corazón, pero seguro que sabes cuál no es.

Sabes que no es ese trabajo.

Sabes que no son esas personas con las que tienes que estar.

Sabes que no es esa la forma de actuar. Así no.

No le des más vueltas. Ya está bien de marear la perdiz. Si lo sabes, ¿por qué lo mantienes? 

Cada vez que renuncias a algo que sabes que no te lleva a tu Corazón das un paso de gigante para acercarte a él. Es algo así como poner orden en una habitación que está manga por hombro. Tras la renuncia, de repente, todo cobra un color especial. Sientes alivio, Paz y que estás navegando con el flujo de la vida.

Quizás no sepas el camino para volver a tu Corazón pero sí sabes dónde no va a estar. Y lo sabes hoy mismo. No tiene que pasar nada especial para que enteres.

Aunque parezca contradictorio, sabiendo dónde no tienes que ir, puedes llegar a un destino. Te pondré un ejemplo:

Si te digo que hay una ciudad que no esta ni en América, ni en África, ni en Asia, ni en Australia ni en los polos, que no está en un país cuyo idioma sea distinto que el que estás leyendo en este artículo, que no se encuentra en la costa y que no tiene menos de 3 millones de habitantes, ¿sabrías decir cuál es? Estoy convencido de que, si te paras a pensarlo, podrías.

Saber dónde no está tu Corazón te orienta para llegar hasta él y eso te da Fuerza para seguir buscándolo.

La equivocación forma parte del Lenguaje que el Mundo utiliza para guiarte. Es una de sus palabras más habituales. De hecho, la palabra equivocación se forma a partir de “equi” (medio) y de “vocación”, que proviene del latín “vocare” que significa llamado o acción de llamar, se entiende como llamado hacia un determinado fin o destino) . O sea, algo así como el llamado a alcanzar el punto medio, el equilibrio, o sea, tu centro, tu Corazón.

Equivócate cientos de veces y llegarás hasta TI, te lo aseguro. Pero, por favor, ¡equivócate!

7 comments

  1. Bobby, como siempre, tienes más razón que un santo. Es verdad que sabemos (SIEMPRE) cuando nos estamos equivocando. Creo que la intuición, el corazón, tu yo más profundo, no engaña. En mi opinión, lo que cuesta en algunos casos, es tomar decisiones, hacer lo que hay que hacer. Lo que nos conviene. Porque muchas veces duele. Porque tenemos miedos. Pero estoy de acuerdo, primero hay que equivocarse para luego reconducir tu camino a donde realmente quieres llegar. Ese es tu corazón. Vamos a seguir en ello! Un abrazo gracias por seguir haciéndonos crecer!

  2. Hola Bobby,

    Con este artículo tengo la piel de gallina! tus palabras llegan directamente al corazón, cuerpo, mente, todo!´
    Nadie debería perderse tu web!

    Aziza

    1. Hola Aziza!

      Muchas gracias por tu incondicional apoyo. Comentarios como este, sin duda, me motivan a seguir escribiendo.

      Un beso muy fuerte!

      1. HOLA BOBBY MUCHAS GRACIAS POR COMPARTIR LO QUE ESCRIBISTE, ME ENCANTO PORQUE EN ESTE MOMENTO DE MI VIDA SIENTO QUE TODO A MI ALREDEDOR ES UN ROMPECABEZAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

veces compartido

¿Quieres recibir de mis artículos en tu email?

¡Seguro que te resulta más cómodo!

¡Suscríbete a este blog!